Empresa recuperada
Una empresa recuperada, o empresa gerenciada por sus ex-empleados, es aquella sobre la que sus trabajadores han tomado el control, normalmente después de la bancarrota de su gerencia. En algunas ocasiones es llamada fábrica recuperada ya que son representativas de éste movimiento empresas sector industrial.
La acción de tomarse empresas y luego hacerlas producir por parte de los mismo trabajadores de estas, haciendo a un lado a los patrones, tiene precedentes notables en las ocupaciones de fábricas de la Italia de los años 1920s, o en la tomas de fábricas a partir del mayo francés.

Modalidad
La tendencia predominante ha sido convertir la empresa en una cooperativa autogestiva; en muchos casos no en total conformidad puesto que los trabajadores han aceptado este estatus debido a que es el más cercano disponible en el ordenamiento legal antes que porque ellos mismos lo hayan deseado en principio- un de estas causas es el desprestigio que tiene en la opinión pública -dependiendo también de cada país- el movimiento cooperativo clásico (debido principlamente a que ha sido en ocasiones cooptado por los gobiernos o usado para abaratar costos de empresas capitalistas comunes y corrientes, o porque los trabajadores de empresas recuperadas han buscado una estructura mucho más democrática de la que se suele asociar a las gerencias de las cooperativas tradicionales.